El proyectil perfecto necesita inteligencia, experiencia y mucha pasión.

¿Usted se ha preguntado alguna vez qué es lo que permite fabricar un proyectil CamPro?

Aquí respondemos porqué nuestros proyectiles son verdaderamente insuperables.

Paso 1 - Fundición

El primer paso en nuestro proceso de fabricación de un proyectil es la fundición del plomo. Nuestro horno de fundición puede contener hasta 5 toneladas métricas de metal. Debido a que producimos nuestro propio plomo (lingotes redondos), podemos controlar su dureza y calidad. La dureza del núcleo de la aleación de plomo bien equilibrada, permite un ajuste óptimo al perfil interno del caño. Identificamos sistemáticamente nuestros lotes de producción para asegurar la trazabilidad y la calidad. Nuestra fundición nos permite una gran flexibilidad en cuanto a la fabricación, las especificaciones de la aleación y el control de costos.

Paso 2 – Extrusión y estampado

Una vez retirado del horno de fundición, el plomo (lingotes redondos) es llevado a una matriz para transformarlo en forma de alambres perfectamente cilíndricos. Gracias a nuestro proceso de extrusión, ninguna burbuja de aire queda atrapada dentro del metal. En consecuencia, obtenemos un metal más uniforme y denso.

A partir de allí, el alambre es llevado a una prensa fría para su estampado. Este proceso nos permite crear proyectiles que se alinean perfectamente con las dimensiones y el peso del calibre deseado. Esta etapa de fabricación controla la constancia del peso de los proyectiles CamPro.


Paso 3 – Cobreado electrolítico

Una vez colocados en recipientes perforados, los núcleos de plomo se sumergen en diferentes soluciones químicas y de cobre electrolítico. Esta etapa de la producción es importante y exige una gran atención para asegurar un enlace perfecto entre el cobre y el plomo. La fuerza de ese enlace tiene una influencia directa en la calidad de los proyectiles y define nuestra técnica incomparable de revestimiento de cobre.

Otra característica que juega un papel muy importante en la calidad de un proyectil es el espesor de la capa de cobre. Nuestras balas están chapadas con una capa de cobre de 200 micrones (8 milésimas de pulgada). El espesor de la capa es directamente proporcional al tiempo requerido para el chapado. Para respetar nuestras normas y especificaciones de fabricación, el proceso de chapado requiere más tiempo que el de otros fabricantes que producen balas de menor calidad.

Paso 4 – Estampado y pulido finales

Una vez que los proyectiles están chapados en cobre, se envían a las prensas hidráulicas para el estampado final. Este paso optimiza la precisión de nuestros proyectiles dándoles sus dimensiones finales dentro de estrictísimas normas de tolerancia. Durante este proceso, se presta especial atención a la concentricidad de los proyectiles, eliminando los que no respetan la perfecta redondez de la superficie. También controlamos el aspecto cilíndrico y el paralelismo de la forma del proyectil. Por último, verificamos la forma de la base. Una base irregular hará que la salida de los gases propulsores sea inconsistente, lo cual reduce la precisión del tiro. Todos estos detalles contribuyen a la estabilidad giroscópica del proyectil asegurando que su trayectoria alcance una estabilidad aerodinámica óptima para un tiro súper preciso.

La limpieza y el pulido son las etapas finales del proceso de fabricación, que le da a los proyectiles de cobre CamPro su brillo y toque de calidad que sólo se encuentran en nuestros productos.


Encuentre aquí nuestra amplia gama de proyectiles de primera calidad o contáctenos por todo trabajo por encargo que usted pueda necesitar.